Skip to content

Mazda MX-5 NA

julio 5, 2012

Fotografía del Mazda MX-5 NA

Fotografía del Mazda MX-5 NA

El Mazda MX-5 es un pequeño Roadster japonés que llegó al mercado en 1989. En Europa -y posteriormente en otros mercados- el nombre proviene del nombre en clave que usaron los ingenieros japoneses que estaban tras él en sus inicios Mazda eXperimental 5, mientras que en japón se llamó Eunos Roadster y en los EE.UU. Mazda Miata. Al primer prototipo del MX-5 se le llamó Duo 101, ya que estaba previsto que pudiera usar una ligera capota de lona o un techo duro –hard top-, algo que se ha mantenido a lo largo de las generaciones llegando a su máximo exponente en 2006 con el MX-5 Roadster Coupé con  un techo rígido que puede plegarse en tan sólo 12 s.

Este coche tiene el honor ostentar el récord Guiness de coche deportivo más vendido de la historia, si bien el término deportivo es ambiguo y es posible que en función de las consideraciones este récord quede en nada. Sin duda este éxito de ventas se debe al abandono por parte de Mazda del tópico que un coche deportivo debe ser caro. Podríamos decir que este coche se ha mantenido fiel a su concepto original y a mi modo de ver es uno de los precursores de lo que hoy conocemos como downsizing, que no es más que el uso de pequeños y ligeros motores con potencias razonables instalados en vehículos ligeros de manera que se consiguen prestaciones -incluido el consumo- muy buenas sin abultadas cifras en la ficha técnica.

En sus orígenes montaba un pequeño motor de cuatro cilindros -todas las variantes incluidas las más modernas NC de 2012 montan motores de cuatro cilindros por debajo de los dos litros de cilindrada- con 1597 centímetros cúbicos y unos más que respetables 110 CV en su variante europea -120 CV en la japonesa- más que razonables para sus 940 kg gracias entre otros a su capó delantero de aluminio. Este motor es capaz de girar a 7200 rpm, usa inyección electrónica, dos árboles de levas en culata para accionar sus 16 válvulas y como curiosidad prescinde del tradicional, en la época, distribuidor -coloquialmente llamado Delco por denominarse así la marca que lo fabricaba- y que por aquel entonces empezaba a quedar desfasado en favor  del más moderno sensor de posición electrónico del cigüeñal.

Los japoneses son muy dados a nombrar un método de diseño o una forma de trabajar de manera que el resto del mundo acostumbramos a importar su expresión japonesa tal cual. En el caso del MX-5 está diseñado bajo la filosofía de Jinba-ittai, lo que traducido significa que jinete y montura forman una unidad. Los que hemos tenido la suerte de disfrutar de la posición de conducción de un NA entendemos perfectamente el concepto. Muchos fabricantes de automóviles deberían reflexionar acerca de este concepto y devolver el protagonismo al conductor, especialmente en este tipo de vehículos. Los objetivos del diseño siguiendo la idea del Jinba-ittai contemplan un coche lo más ligero posible, un habitáculo para dos pasajeros sin espacio perdido, propulsión trasera, reparto de peso equilibrado o el uso de suspensiones independientes en los dos ejes. Siguiendo esta línea los que han tenido la suerte de probarlo afirman que el tacto de los mandos es excelente, desde los pedales al cambio pasando por la directa dirección. Incluso los más osados se atreven a comparar el puesto de conducción con el del todopoderoso nueve-once.

El pequeño Roadster tiene unas dimensiones comedidas, 3,95 m de longitud 1,67 m de anchura y una reducida altura de 1,22, que lamentablemente han ido creciendo en las siguientes evoluciones a pesar de que sigue sin ser un coche grande. El excelente habitáculo y puesto de mando van acompañados de una de las señas de identidad del coche, su buen comportamiento en carreteras reviradas. Está especialmente indicado para disfrutar de carreteras de curvas lentas y medias, por supuesto con buen tiempo para disfrutar del paisaje.

Al poco tiempo del inicio de su comercialización se ampliaron las motorizaciones, incluyéndose un nuevo propulsor de casi 1,8 l y 130 CV, aunque para entonces se redujo la potencia del equilibrado 1,6 litros hasta los 90 CV para tener un gama mejor escalonada.

La estética -sin duda inspirada en el Lotus Elan- fue y es uno de sus principales activos, detalles como sus faros escamoteables o sus equilibradas proporciones han creado una masa de fanáticos entorno a este coche. Como muestra de este fanatismo un piloto trasero de MX-5 NA está expuesto en el MOMA de New York como obra de arte del diseño industrial.

Actualmente estos coches están muy cotizados -especialmente en USA-, en la península pueden encontrarse unidades entre los 3000 y los 6000 € -recordemos que los NA se vendieron entre 1989 y 1998- y no parece que vayan a la baja y personalmente creo que van a ir aumentando de precio a medida que se puedan ir adquiriendo unidades cercanas a los 25 años ya que desde mi punto de vista son excelentes coches para la participación en rallyes de clásicos.

Más información:
MX-5.es

Motores

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: